Elizabeth Starr era una estrella del cine rojo que quiso llamar la atención por sus rasgos faciales y, sobre todo y especialmente, por sus voluptuosos pechos. En total se sometió a más de 60 cirugías.

Lejos de la industria para adultos, su cuerpo le está pasando la cuenta. A los 47 años, está teniendo graves problemas con los cuatro litros de silicona que se implantó en sus pechugas, según informa el Daily Mail.

Unos implantes de propileno que se colocó en una cirugía en 1999 y que luego fueron prohibidos por los trastornos que provocaban: estaban diseñadas para ir creciendo una vez implantados en el cuerpo, absorbiendo fluidos del organismo.

Una infección de la prótesis de su seno derecho hizo que empezara a perder líquido. Los médicos del reality show Botched! le sugirieron extraer los implantes porque corre serio riesgo de una grave infección.

Durante la operación, a la actriz y madre de dos hijos le sacaron parte del tejido de su seno derecho que parecía infectado. “Pero la infección gradualmente comió más tejido y dejó un agujero en mi seno. El dolor era insoportable“, contó Starr.

La actriz terminó con una advertencia: “Si vas a intentar tener unos pecho tan grandes como los míos, estarás poniendo tu cuerpo bajo riesgo extremo. Tienes que saber que cambiará tu vida para siempre”.

Video


URL CORTA: https://goo.gl/jufrga


NO TE PUEDES PERDER:
loading...

Si te gusto el artículo y también te sientes orgulloso de ser quién eres, SUSCRÍBETE a la página, déjanos tus COMENTARIOS y COMPARTE con todos tus AMIGOS.