Durante la jornada del pasado viernes, una mujer publicó en redes sociales una divertida denuncia que horas más tarde se hizo viral.

 Pam Dave Zaring es una madre oriunda de Misuri, Estados Unidos que usó su cuenta personal de Facebook para dar cuenta de una extraña e indignante situación, pues pagó por una sesión fotográfica familiar, pero los resultados fueron realmente malos.
Según la información que esta mujer publicó, la idea era tener su primer compilado de imágenes profesionales, por lo que para que su familia tuviera las mejores fotos desembolsaron 250 dólares, algo así como 150 mil pesos chilenos.

Es así como llegó una fotógrafa hasta el lugar que habían pactado y comenzó a tomar las fotografías, sin embargo, en todo momento se quejó de la luminosidad del lugar que esta familia había elegido.

Meses después de la sesión, esta supuesta profesional envió los resultados a la familia, pero estos claramente no eran los deseados.

“No es una broma. Le pagamos 250 dólares por una sesión de fotos familiar a una fotógrafa que afirmaba ser una profesional”, escribió Pam Dave en su cuenta de Facebook, junto a las imágenes que esta fotógrafa les había sacado.

“Ella dijo que las sombras eran realmente un problema aquel día hermoso, despejado y soleado, y que su profesor nunca le enseñó a retocar las fotos”, continuó.

La supuesta profesional de las fotos se defendió asegurando que su profesor nunca le enseñó a retocar imágenes y que por eso los resultados quedaron así.

En tanto, los niños confundidos le aseguraron que parecían “legos”.

“¡No me he reído tanto en años!”, señaló esta madre en la misma publicación, la cual alcanza cientos de comentarios y ha sido compartida muchas veces.

A pesar de haber recibido un resultado perturbador, esta madre decidió tomárselo con humor y afirmó que “¡Valió la pena el dinero que gastamos por el humor que recibimos! ¡Espero que hayan reído tanto como nosotros!”.

Mira los resultados:

Fuente: elciudadano

URL CORTA: https://goo.gl/CyAv9k