Sabemos que la cochinada no tiene lugar ni horario, así lo creyeron estos jóvenes del último asiento en un bus camino al sur de nuestro chilito.

El sapo que grabó el video se cansó que le patearan el asiento y decidió encararlos como todo un pastor Soto, diciendo que habían niños y que estaban pecando ya que los jóvenes no eran casados.

No sabemos si lograron terminar el “cachimboi viajero” lo que si el joven que grabó pudo dormir en paz y sin golpes.

Te dejamos el video a continuación:

Fuente: chileviral


URL CORTA: https://goo.gl/mBdRPs


NO TE PUEDES PERDER:
loading...

Si te gusto el artículo y también te sientes orgulloso de ser quién eres, SUSCRÍBETE a la página, déjanos tus COMENTARIOS y COMPARTE con todos tus AMIGOS.