Durante varias semanas, sintió un asqueroso olor que salía de la prenda, por lo que decidió descubrir cuál era la causa.

Todo comenzó cuando la británica Natalie Kirkwood, comenzó a sentir un insoportable olor que salía de la falda del uniforme de su hija, de 7 años.

La prenda, que había comprado hace algunos meses, parecía ser como cualquier otra. No obstante, decidió cortar el forro de la tela para saber qué había allí, aunque ya sospechaba lo peor: “Dios mío, el olor. Sin duda, es un ratón”, precisó.

Y es que al descoserla, se percató de que no estaba equivocada, pues efectivamente se trataba de un roedor que se encontraba en estado de descomposición, según indica La República.

Cabe decir que la empresa que le vendió la prenda se comunicó con ella e inició todas las indagaciones posibles para determinar cómo llegó el animal allí.


URL CORTA: https://goo.gl/28gboh