El hombre dijo que disparó por error y la dejó abandonada en el cuarto de un hotel.

Una entrevista al inspector de la policía británica, Roger Edwards, dejó al descubierto un dramático caso que le tocó investigar y que según él es el peor de todos.

En enero, llegó al Britannia Hotel de Manchester durante la madrugada y se encontró con una traumática escena: Una mujer daba alaridos de dolor en medio de un charco de sangre.

De acuerdo a la investigación, sufrió un disparo en la vayaina y el responsable, identificado como David Andrew Jeffers de 47 años, fue condenado a diez años seis meses después.

Tras una noche de alcohol, ambos decidieron cumplir una fantasía cochinona con un arma de fuego.

Sin embargo, él disparó y dejó a la mujer abandonada en la pieza, no sin antes avisar a conserjería que necesitaban un médico.

Dos días después fue arrestado en Leeds y se descubrió que el arma no era suya, sino que se la había encontrado en un bar y pensaba devolverla.

En el caso de ella, fue trasladada al hospital, donde se estabilizó pero quedó con secuelas de por vida.

Fuente: adnradio


URL CORTA: https://goo.gl/dGFFaM


RECOMENDADOS:
loading...

Si te gusto el artículo y también te sientes orgulloso de ser quién eres, SUSCRÍBETE a la página, déjanos tus COMENTARIOS y COMPARTE con todos tus AMIGOS.